Totum Revolutum
Azotame...
Weblog en español

sábado, noviembre 08, 2003

leyendas urbanas 1

Lección inolvidable en la Facultad de Medicina

Un profesor de la Universidad de Santiago de Chile sorprendió a sus alumnos con un impactante método pedagógico

El siguiente relato sucedió en la Facultad de Medicina de Santiago de Chile, haciéndonos ver hasta dónde pueden llegar ciertas prácticas educativas cuyo fin es impresionar al alumno.

El profesor de la clase de Urología repartió muestras de orina a todos sus alumnos y el se quedó con una. A continuación, el profesor sumerge su dedo en la orina y ante el asombro de toda la clase introduce el dedo en la boca y empieza explicar tras una breve reflexión que el paciente tiene los niveles de azucar bajos, colesterol alto, etc.

Entonces invita a los estudiantes que sigan su ejemplo, y amenaza con suspenderlos si no hacen lo que el ha hecho. Algunos, aunque con falta de ganas, deciden hacerlo por miedo al suspenso.

El profesor entonces se dirige a los estudiantes que han hecho la prueba y les dice: "Aunque orgulloso de mi capacidad de convicción, debo comunicarles que deberían saber que la cualidad más importante para un futuro médico es la observación... Si ustedes hubieran sido observadores, se habrían dado cuenta que no lamí el mismo dedo que sumergí en la muestra de orina... Así que, sintiéndolo mucho, todos aquellos que hayan probado la orina, están suspendidos."

Fuente: leyendaurbana.org

Este es el dedo que se chup� el profesor de marras

Comentarios a esta noticia

Desagradable sorpresa

Le sucedió a una pareja de españoles en su luna de miel: a tanto llega el odio que sienten por nosotros.

Nuestro matrimonio protagonista viaja a Turquía con motivo de su luna de miel. Se alojan en el mejor hotel de Estambul. Al día siguiente visitan las mezquitas de la ciudad en una excursión programada.

Cuando regresan al hotel dejan la cámara de video, las postales que han comprado y todo lo demás en la habitación y se bajan al comedor a saborear las excelencias de la cocina turca.

Cuando suben para echar la siestecilla tras la comida se encuentran con que les han desvalijado la habitación. No queda nada de su equipaje, ni ropa, ni maletas, nada.

Sólo les han dejado la bolsa de aseo con los cepillos de dientes y el champú y la cinta que estaba dentro de la cámara de video encima de la cama.

Tras denunciar el robo descubren las excelencias de viajar a paises extranjeros, ya que les cuentan que han sido víctimas de un robo por parte de una mafia local que desvalija habitaciones de turistas haciéndose pasar por empleados del hotel.

Pasan los siguientes días 5 días en Estambul con lo puesto y alguna ropa de emergencia que compran. Sólo pueden hacer fotos con una cámara de usar y tirar, volver al hotel y lavarse los dientes o la cabeza ya que no les queda ni tele en la habitación.

Aún así consiguen pasárselo medio bien y regresan a casa con fotos, la cinta de video que grabaron antes del robo y unos regalos más cutres de lo que pensaban ya que el robo les dejó casi sin dinero.

Se sientan a ver la cinta de video con sus familiares para enseñarles las mezquitas de Estambul y lo que ven les deja boquiabiertos:

En vez de las mezquitas vieron como dos turcos, entre sonrisas, desvalijaban su habitación del hotel. Saludaban a la cámara y se reían. ¡Qué desfachatez! De pronto se quedaron sin respiración:

Uno de los turcos enseñó a la cámara los cepillos de dientes y entre risas se bajó los pantalones, se los introdujo varias veces en el culo y los volvió a dejar en la bolsa de aseo.

La grabación se interrumpía ahí. El marido y la mujer salieron disparados al servicio a vomitar tras conocer lo que había sucedido con sus cepillos de dientes.

Buen provecho, mon cheri

Comentarios a esta noticia


This page is powered by Blogger. Isn't yours?

...como a una perra