Totum Revolutum
Azotame...
Weblog en español

Cuaderno de Bitacora para navegantes que buscan enlaces y noticias de todo tipo.

viernes, noviembre 21, 2003

teletrabajo

«Mejor me quedo en casa». Esta ha sido la reacción de algunos trabajadores, temerosos de volver a sus oficinas después de los ataques terroristas del 11 de septiembre y de la posibilidad de nuevos atentados.

TeletrabajadoresA lo largo de Estados Unidos, cada vez más gente pide trabajar desde su casa, apartándose de edificios que podrían ser objetivos de ataques y optando por estar más cerca de sus familias. Al mismo tiempo, las compañías se proponen dar a sus trabajadores más conexiones a distancia para asegurarse de que puedan seguir trabajando aun si sus oficinas se vuelven inaccesibles.

Antes de los ataques, el «teletrabajo» (o trabajo a distancia) era visto como una tendencia estancada. Los empleadores se dieron cuenta de que era demasiado difícil dirigir una red de trabajadores dispersos en distintos lugares y algunos empleados se sentín estigmatizados si no se aparecían por las oficinas. Pero los ataques terroristas han provocado que muchas personas reevalúen sus lista de prioridades y algunas compañías están escuchando.

"Cuando un acontecimiento de tal importancia puede ocurrir y acabar con la vida tan abruptamente, la gente piensa que quizás sería mejor equilibrar un poco más su vida laboral con su vida familiar", dice Victoria Whiting, profesora asistente de gerencia en el Westminster College, en Salt Lake City.

Len Erlikh es una de estas personas. Cuando los dos aviones se estrellaron contra el World Trade Center, este ejecutivo de 43 años, cofundador y director general de tecnología del fabricante de software Relativity Technologies Inc., regresaba de unas vacaciones en Italia con su esposa. Su vuelo fue desviado hacia Halifax, Canadá.

Demoraron varias horas en saber si su hija mayor, quien asiste a una escuela a dos cuadras del World Trade Center, estaba bien, y otros tres días para llegar a casa desde Canadá.

A Erlikh, de origen ruso, el suceso lo conmovió tanto, que ahora trabaja exclusivamente desde su hogar, en Brooklyn, en lugar de las oficinas de Relativity en la zona central de Manhattan. Los ataques terroristas "realmente cambiaron mi perspectiva de la vida", reconoce Erlikh. "Mi sensación es que no tengo razón para poner a mi familia o a mí mismo en una situación de riesgo al regresar a Manhattan".

La compañía de Erlikh, con sede en Carolina del Norte, tiene planes de cerrar sus oficinas en Nueva York.

Estas sensaciones no se limitan a aquella gente que estaba cerca de la zona del desastre. Antes del 11 de septiembre, Janet Switzer, consultora de marketing del sur de California, buscaba una oficina en Los Ángeles. Después de los ataques, abandonó su búsqueda y empezó a instalar su oficina en la biblioteca de su casa en Thousand Oaks, un suburbio a una hora de Los Ángeles.

El afaacute;n de las empresas estadounidenses de facilitar el trabajo desde casa se ha incrementado un 30% desde los ataques, dice Fred Crandall, socio del Center for Workforce Effectiveness, una consultora especializada en crear ambientes laborales virtuales. Tmanage Inc., firma que ayuda a las compañías a establecer redes de teletrabajo, dice que los pedidos de información se han triplicado desde el 11 de septiembre.

Algunas compañías intentan establecer conexiones en casa como una medida defensiva, en caso de que sus oficinas se vuelvan inaccesibles. Para muchas de las empresas directamente impactadas por los ataques contra el World Trade Center, ésta fue la principal preocupación.

A unos días del desastre, Zurich North America, filial de Zurich Financial Services Group, que tenía 625 empleados en One Liberty Plaza, muy cerca del World Trade Center, empezó a enviar computadoras portátiles y teléfonos celulares a sus empleados.

Varios cientos de trabajadores de American Express Co., que tenía sus oficinas centrales en el dañado World Financial Center y oficinas adicionales en parte del World Trade Center y en Wall Street, ahora están trabajando "virtualmente" mientras la compañía establece oficinas temporales en Nueva Jersey y Connecticut. La firma ha invertido mucho para instalar líneas telefónicas adicionales, máquinas de fax e impresoras en las casas de sus empleados. American Express dice que todavía es temprano para determinar si estas personas se quedarán permanentemente en casa.

Otras compañías están reevaluando sus políticas. Sin embargo, muchas compaías no quieren enviar a sus trabajadores a la casa por los motivos erróneos. «Por razones de negocios y para el beneficio de un empleado, lo hacemos contentos», dice Bruce Jacobs, ejecutivo de ABN Amro North America, filial del banco holandés ABNAmro. «Pero si la razón es solamente un mayor temor al terrorismo... no estoy seguro de que sea una buena idea».

Esta página está servida por blogger

Artículos del Blog

2012

2011

2010

2009

2008

2007

2006

2005

2004

2003

Links externos
Mucho calor en el interior
...como a una perra

En totum revolutum no pretendemos ofender a nadie ni violar ninguna ley sobre propiedad intelectual o derechos de autor, simplemente informar y entretener de forma amena en la medida de nuestras posibilidades, con material encontrado en Internet. Cualquer incidencia, sugerencia o queja puede reportarse a la siguiente dirección de correo electrónico totumrevolutum@movistar.es

Valid XHTML 1.0 Transitional Valid XHTML 1.0 Transitional