Totum Revolutum
Azotame...
Weblog en español

Totum Revolutum

Cuaderno de Bitácora para navegantes que buscan enlaces y noticias de todo tipo.

Domingo, septiembre 18, 2005

Laura Elena Harring I

La revista Cosmopolitan realiza esta semblanza de Laura Elena Harring, la reina hispana de Hollywood.

Laura, portada de CosmopolitanLa nombraron Miss USA hace ya algunos años... tantos, que la propia Laura dice que "ya casi se me olvida cuándo fue". Pero lo que sí no se le olvida, como tampoco se nos olvida a nosotros, es que su coronación ocurrió mucho antes de que nombres como Salma Hayek y Jennifer López estuvieran rodando de boca en boca como lo están ahora. Cuando Laura se fue a casa con la corona de Miss USA en la cabeza, la explosión cultural latina en los Estados Unidos aun no había ocurrido; por eso, su coronación nos llenó de satisfacción y orgullo: era la primera vez en toda la historia de este concurso de belleza que una latina recibía este título, y aunque Laura está segura de que habrá muchas otras en el futuro, todavía sigue siendo la única. Hoy, muchos años después de haber cautivado a los jueces del certamen, aquella bella muchachita nacida en Los Mochis, Sinaloa, México, ha vuelto a poner todos los ojos sobre ella, y aunque su belleza sigue causando admiración, esta vez parece ser su talento lo que está en primer plano. Su nueva película, Mulholland Drive, que se estrenará el próximo mes de octubre y por la cual su director, David Lynch, recibió el premio The Palmes D' Or, causó revuelo en el Festival de Cannes, y Laura ha tenido la oportunidad de lucirse interpretando nada menos que tres personajes: Rita, Camila y "una chica misteriosa, con unas vibras negativas", como ella misma la define.

«Tuve mucha suerte», comenta. «Interpretar tres papeles en un mismo filme es un sueño para ci lalquier actor. Me sentí particularmente atraída por el personaje de Rita, porque como pierde la memoria, sentía como si estuviera empezando de nuevo. Hay algo muy puro e inocente en no acordarte de nada. No hay cicatrices que ocultar, no hay heridas que sanar; vives en el presente sin poder mirar atrás. También me fascinó el papel de Camila, una mujer sensual, exitosa y fuerte, que siempre obtuvo todo lo que quiso de la vida".

Compleja y polémica como casi todas las películas de David Lynch, Mulholland Drive dará mucho que hablar. "Este es un filme con muchas interpretaciones", aclara Laura. "Un filme que toca muchos temas: la oscuridad y la luz, lo engañosa que puede ser la mente humana, la falsedad de la apariencia de las cosas... Es muy profundo, y todos van a hallar un significado diferente. Para algunos será una sola historia, para otros serán dos...Suena confuso, pero así son los filmes de Lynch. Trabajar con él fue una experiencia mágica, que disfruté muchísimo. David me dirigió con metáforas, fue algo muy especial».

Pero Mulholland Drive sólo promete ser el comienzo de una nueva etapa en la carrera artística de Laura Elena. Este mismo año, en noviembre, volveremos a verla en John Q., junto a Denzel Washington y Anne Heche, y el próximo filme que ya se encuentra finalizando es New Shoes, una comedia romántica, muy simpática, en la que su coestrella será Gerardo Mejías, el rey del hip hop en español.

El Fruto de una Buena Obra

Miss USA jugando al ajedrezAunque es innegable que la corona de Miss USA la ayudó a entrar en Hollywood, la verdad es que en aquella época Laura no estaba buscando ser reina de belleza, mucho menos actriz. Todo fue obra de la casualidad o, para ser más exactos, todo fue fruto de una buena obra. Mientras crecía en Texas, Laura les pidió a sus padres que le permitieran estudiar en el extranjero y, para complacerla, ellos la enviaron a la Universidad de Aiglon, en Suiza. Estando allí. Laura fue escogida para participar en un proyecto de verano, que la llevó a la India a trabajar como asistenta social. «Estábamos en el Himalaya ayudando a la gente muy pobre», recuerda. «Allí no había baños, ni regaderas, ni nada. Creo que lo hice inspirada en mi hermana Karina, que se había ido a Guatemala a ayudar con medicina y nutrición. Cuando regresé a casa, después de varios meses, la escuela ya había empezado y no sabía qué hacer... así que, para ganarme un boleto de avión y regresar a Europa, entré al concurso de Miss El Paso... y gané, y gané, y gané, hasta que llegué a Miss USA».

Fue entonces cuando unos productores de televisión repararon en ella y le ofrecieron su primer papel junto al gran Raúl Julia, en una película para la TV titulada The Alamo: Thirteen Days to Glory. Raúl fue la inspiración de Laura para continuar en el camino de la actuación.

Después de este primer papel llegaron otros, incluyendo su debut en la pantalla grande con Lambada: The Forbidden Dance, y la popular serie televisiva de Aaron Spelling, Sunset Beach. Interpretando personajes de origen europeo y hasta anglosajón, Laura volvió a romper otro estereotipo: que las actrices latinas sólo pueden representar personajes latinos. En Sunset Beach, por ejemplo, personificó a Paula Stevens, una policía que inicialmente querían fuera rubia y de ojos claros. Su trabajo allí fue muy elogiado, pero el horario estresante del rodaje le dejaba muy poco tiempo libre para hacer otras cosas que le interesaban, de manera que, decidida a estudiar teatro, abandonó la serie y se fue a la Academia de Artes Escénicas de Londres. Allí se sumergió en otros papeles como Titania, en El sueño de una noche de verano, y Lady Percy, en Henry IV. "Yo creo que la clave para triunfar es ésa: concentrar tu energía en una meta. Meterte intensamente en ella, ¡como una flecha! Soñar, comer y dormir con tu meta en mente, y no darte por vencida. Muchas veces yo quería irme de Hollywood, escaparme a la India y no regresar, pero una voz dentro de mí me lo impedía. Y siempre surgía algo que me acercaba a mi meta".

Como en un cuento de hadas...

De niñas, todas soñamos con encontrarnos un príncipe encantado, casamos y convertimos en princesas; pero ese repetido anhelo de la infancia se hizo realidad en el caso de Laura. Sólo que en vez de un príncipe encantado fue un conde de carne y hueso: el conde Carl von Bismarck, y Laura terminó convirtiéndose en condesa.

Laura con su ex-marido el conde, con quien se volvió a encontrar en Cannes con motivo del pase de Mulholland Drive"Me casé muy joven", recuerda. "El tenía 23 años, y yo sólo 19. Lo conocí a través de su hermano Gregor (con quien yo había estudiado en Suiza), en una discoteca de Nueva York. Yo estaba de viaje y Carl (como ella le llama al Conde) me dejó ocho mensajes. Creo que él pensó que no estaba interesada, y la verdad es que no lo estaba. Me había roto el corazón un chico mexicano y no quería saber nada de ningún hombre. Yo creo que sintió mi falta de interés y eso fue lo que lo volvió loco. Eso sí, la primera vez que salimos, sentimos como que pertenecíamos al mismo mundo, como que ya nos habíamos conocido desde hace tiempo. La tragedia fue que esa noche, era mi última noche en la ciudad de Nueva York... Me tuve que mudar a Los Angeles y ahora la distancia nos separaba. Entonces, él me siguió a Los Angeles y me invitó a su castillo en Alemania para pasar las Navidades. Yo era Miss USA en aquella época, y me tuve que escapar de la chaperoña para poder ir. Me pudieron haber quitado la corona, pero no lo hicieron porque se dieron cuenta de que era un amor genuino, y se les hizo romántica la historia. De regreso, el avión tuvo problemas mecánicos y casi no llego a mi presentación".

Pero aunque se casaron y estuvieron juntos dos años, el matrimonio terminó en divorcio. "Creo que no funcionó por nuestra edad; los dos éramos realmente muy jóvenes, y yo quería concentrarme en mi carrera. Sabía que un día iba a tener que ir a vivir a Alemania, y eso sería difícil para mí. Yo lo dejé, pero seguimos siendo buenos amigos. Su nueva esposa es una superchica. Y lo digo sinceramente. Los acabo de ver en Capri, en la boda de Gregor, su hermano y mi viejo amigo".

A pesar de la ruptura, Laura mantiene su título de condesa. “La próxima vez que me case, si no me caso en Alemania, puede ser que pierda el título. Alguna gente me pregunta que cómo voy a sentirme, yla verdad es que no sé. Nunca uso el título, así que pienso que va a ser igual. Ojalá mi próximo esposo tenga mucha seguridad en sí mismo para que no le moleste mi título ni mi carrera. Reconozco que las escenas de amor tienen que ser difíciles para un hombre enamorado".

Y aunque Laura no excluye de sus planes futuros un nuevo matrimonio y un nuevo amor, en estos momentos no hay nadie en su corazón: "He estado tan ocupada últimamente, que no he tenido tiempo para una relación", admite. "Aunque debo confesar que extraño la pasión vel romance que ofrecen los chicos latinos. Me encantaría conocer a alguien que ame la vida tanto como yo; que le guste el deporte, la naturaleza, la música, el mar... pero sobre todo, el baile. Bailar tango y salsa es mi gran pasión".

¿Y que otras cosas espera very hacer Laura en los próximos años? "Pues, profesionalmente hablando, pienso hacer más teatro", responde. "Acaban de ofrecerme The Vagina Monologues, una obra que ha ganado mucha fama últimamente; una obra de mujeres para mujeres, muy chistosa. Es un hit en Estados Unidos. También tengo un website. que alguien me obsequió, y quiero seguir trabajando en él y hacer cosas muy divertidas e interactivas. Cada vez que tengo tiempo, trato de contestar personalmente e-mails que recibo”.

Ah...y una última cosa: Laura también espera poder ver a otras latinas triunfando y llevando la corona de Miss USA. "Seguro, seguro que habrá otras en el futuro", afirma sin titubear. "Es más, es raro que todavía no la hayan elegido porque los latinos ya alcanzamos los 35 millones en los Estados Unidos. Este país es una mezcla de sangre y raíces. Y aunque nuestra belleza pudiera no ser el estándar al que habían estado acostumbrados, poco a poco la gente se ha ido dando cuenta de que la belleza es más profunda que el color de la piel y el color de los ojos; que va más allá del exterior, y lo mismo puede ser exuberante que discreta, rubia que morena. Me encantan J. López, Penélope Cruz, Salma y Ricky: ellos han logrado expandir las mentes de los productores de Hollywood y nos han abierto las puertas a todos los latinos; estoy muy contenta por eso". Y nosotros también estamos muy contentos y orgullosos de Laura, porque ella también nos ha abierto, y nos sigue abriendo, muchas puertas.

Cosmopolitan

Laura Elena Harring II

Entrevista con Laura Elena Harring en la edición mejicaña de la revista Elle.

Portada de Elle"Y vivió feliz para siempre." Así dicen ¿no? Y aunque realmente eso no nos consta, vale la pena imaginarlo. Soñar no cuesta nada. Además, quién piensa en el final cuando el inicio es, más que un cuento de hadas, una alegre muestra de la realidad.

Pensemos que nuestra protagonista se llama Laura. Laura Elena Harring (para los que quieren todo el dato), nacida en Los Mochis, Sinaloa–aunque desde niña se mudó a Texas–y la primera latina en convertirse en Miss USA. Y la historia continúa...

Mientras ella se arregla para la sesión de fotos, realizada un día antes de la fiesta (en este caso no organizada por un príncipe que quiere encontrar esposa sino para la entrega de los premios Osear), llega el "hado madrino" Su nombre: Stuart Weitzman. Profesión oficial: creador de maravillosos zapatos. Él decidió que Laura Elena era la indicada para caminar sobre la alfombra roja calzando un par con un valor de 1,000,000 de dólares. No, no es un error de tipografía: las sandalias cuyas tiras están forradas por completo de brillantes cuestan un millón de dólares.

"He actuado muchos más años de los que la mayoría de las personas imaginan. Todo mundo dice que el futuro va a ser algo increíble, muy grande en mi carrera. Yo no sé y no lo sabré hasta que esté ahí. De lo que sí soy consciente es de que últimamente he recibido muchas oportunidades que para mí son, más que eso, bendiciones divinas", dice emocionada.

¿Crees en el destino?

—Síííííí. Soy feliz pensando así, que el mismo universo te va enseñando el camino. Hago mucho caso a mi intuición, y a veces me dicen que tengo que usar más el intelecto. Mira, me aconsejaron que no participara en la película que estoy filmando ahora en Canadá. Es de horror, tipo las de Alfred Hitchcock. Pero con cada paso que daba me topaba con señales que me decían que la hiciera. Igual sucedió durante dos años y medio en los que me dijeron que con Mulholland Drive no iba a pasar nada. Hasta el mismo David (Lynch) me advirtió: "Ese proyecto ya está muerto, ni lo pienses".

¿Por qué crees que él se fijó en tí?

Por lo buenísima que estoy

—No estoy segura. Un día lo oí comentar en Cannes que yo tengo un elemento de misterio, que no sabe bien qué es. Que mi acento en inglés no se puede definir. Esa es su opinión. Yo te puedo decir que tuve una experiencia muy surrealista'. cuando iba a mi primera cita con él choqué mi auto. Supongo que iba distraída por la emoción. Cuando por fin llegué, leí que en la primera escena mi personaje tenía un accidente automovilístico. Creo que tanto él como yo tomamos esto como un indicio. Él también es muy místico.

Los elementos mágicos: Castillos, coronas y teatro

Entre cambio y cambio de ropa, se niega a quitarse un anillo. "¿No importa? Lo que pasa es que lo uso siempre", pregunta educadamente. Para nada, pero... ¿qué encerrará esa joyita?

Pasada por aguaHace muchos años, Laura no recuerda cuántos, viajó a la India como trabajadora social. Ahí le enseñaron a leer las señales del universo, a que éste siempre le está comunicando algo, aunque ella muchas veces no lo sepa o no lo escuche.

Le dijeron que una esmeralda la protegería. Que casi todas las piedras color verde lo hacen. Escogió llevar su amuleto en forma de anillo. Lo hizo un par de meses antes de su presencia en el festival de cine en Cannes, donde se presentaba Mulholland Drive. Una noche en la que no podía dormir, preocupada porque en su carrera no pasaba nada, con un martillo rompió una cajita que llevaba cerrada por mucho tiempo porque había olvidado la combinación de su candado. Al abrirla se reencontró con la piedra que había comprado. No se la puso sino hasta el siguiente miércoles (día que los hindúes le recomendaron hacerlo, no sabe por qué). "Me lo quito sólo cuando es absolutamente necesario, de hecho llevo meses sin hacerlo", confiesa risueña.

En la India encontró su alma. Se fue porque en el colegio donde estudiaba en Suiza invitaron a algunas estudiantes. Esa experiencia la hizo descubrir un mundo mucho más intenso del que conocía. No olvida la paz y la alegría que experimentó.

Por otro lado están los concursos de belleza, que fortalecieron su autoestima. Comenzó a caminar mejor, a arreglarse más. Durante esos dos años y medio "como que" se hizo mujer. Y se sintió orgullosa de serlo. "Lo que no sabes es que hubo una época en la que viví en un castillo", dice con ojos muy abiertos. Bueno, qué princesa no lo hace...

Uy que miradita tan interesante

O mejor dicho condesa. Estuvo casada con el conde Karl von Bismarck, de origen belga-alemán. Fueron tiempos de mucha fiesta en los que no podía trabajar por su "condición real". A esta etapa le sigue una época en la que Laura hizo mucho teatro. ¡Ah! y es una de sus favoritas. Trabajó en Estados Unidos y en Londres, en la London Academy of Performing Arts.

Algunos caprichos

¿Cuáles son los lujos que se da Laura Elena?

— No sabes cómo disfruto un buen masaje... Mhhh... y el sauna igual. En general, sentir el contraste del agua fría con la caliente me da muchas energías. Además de que le hace bien a mi estado de ánimo.

También a la piel...

— Sí, elimina las toxinas del cuerpo. Lo malo es que en Estados Unidos, la temperatura de los saunas no es tan alta como en México, donde me encanta ir también a los temazcales. Otra delicia para mí es un té de jazmín que importan deTaiwán. Solamente lo encuentro aquí. en Los Ángeles. ¡Es realmente uno de mis vicios!

Más que la ropa...

Guantes Blancos(El silencio y las risas, acompañados de un veloz movimiento de ojos de lado a lado. indican que hemos tocado un punto de suma importancia.)

A ver... si ahora nos fuéramos de compras ¿a dónde me llevarías?

—Armani me adoptó y me ha regalado muchísimos vestidos, pantalones, blusas, suéteres, sacos... de todo. Hasta me llevaron a Italia. ¿Sabes? Nunca había ido a un fashion show. Me trató como reina. Le quiero ser fiel. También me gustan mucho los diseñadores latinos, y bueno, no puedo vivir sin los pantalones de mezclilla.

Nada que ver con los impresionantes accesorios de la noche de la entrega del Oscar.

— (Risas.) Y fíjate, además de los zapatos llevo un collar del siglo XIII. Tiene uno de los diamantes más perfectos. Vale más de 27 millones de dólares. Pertenece a Al Molina, un cubano. Muchas actrices de Hollywood se pelearon por la pieza. Cualquier otro joyero se la hubiera dado a alguna de ellas, pero Al es fiel a sus raíces latinas. Dijo: "Solamente hay una chica que se va a poner este diamante, y esa es Laura".

El principio y el fin

Ella es Laura, quien no me parece que hoy pueda conciliar el sueño con facilidad, aunque ella crea lo contrario. Sus planes previos al gran evento de mañana son no acostarse más tarde de la media noche. Quizá hoy se vaya a la cama a la misma hora en la que aquella noche de insomnio, preocupada por su futuro profesional, un impulso la llevara a descubrir aquel tesoro. ¿Qué poderes tendría esa caja? Al poco tiempo de que la abrió le anunciaron que se iba a Cannes. "Y no sólo eso, ¡tuvimos un éxito increíble en toda Francia! Nunca se me va a olvidar la cantidad de fotógrafos -más de tres milque gritaban '¡Laura!, ¡Laura!'. Estábamos David, Amy (coprotagonista de Mulholland...) y yo. Al salir, seguían llamándome. Cuando regresé a la plataforma te juro que casi lloro. Al poco rato, los directores del festival me dijeron: ' ¡You belong here!'

¿Y es cierto? ¿perteneces a ese mundo?

—No siempre. No al 100% porque sigo siendo la chica latina en Estados Unidos. Es un dilema cuando eres mitad mexicaña y mitad estadounidense, porque la gente de allá piensa que debo ser de una forma y la de aquí de otra. La realidad es que soy de una cultura diferente: la mezcla de las dos. Ahora que también es rico tener sangre así... con salsa, con sabor. ¡Qué padre contar con algo así ¿no?! A los europeos les encanta ese sabor latino. Sin embargo, también hay un lado difícil cuando eres diferente. Pero eso a la larga fortalece. El dolor te acerca a las raíces. Además, hay que reconocer que los latinos somos tan apasionados que cuando queremos nos entregamos totalmente, igual que cuando nos deprimimos nos sumergimos en un abismo. A veces quisiera ser como los estadounidenses que son más calculadores. Aunque lo cierto es que me encanta ser latina. Somos mucho corazón.

Además del corazón ¿cuáles son los ingredientes que te llevaron al lugar que ocupas hoy?

—Hacía una cosa por aquí y otra por allá, pero todo cambió en el momento que dije: "Si no llega nada, ni modo, voy a seguir haciendo teatro aunque no gane un peso, ¡me vale! Seré feliz con o sin Hollywood. Voy a hacer mi trabajo lo mejor posible porque anhelo ser una buena actriz; si quiero perfeccionar algo tengo que practicarlo todos los días". En la India aprendí que el paso decisivo para lograr un objetivo es dedicarte con energía. Ahí dicen: "A lo que el universo quiera que sea de mí, me entrego". Por eso, al hacerlo, se abre todo. En ese momento me llegó Mulholland Drive. El truco es distinguir entre estar apegado o entregado a algo o a alguien.

Cierto. Todo sea por vivir, aunque sea, un momento mágico.

Laura Elena Clips

Miss Universo 1985

Homenaje a la belleza de Laura

Galería de Fotos Laura E. Harring

Maxim

Maxim

Maxim

Maxim

Artículos del Blog

2012

2011

2010

2009

2008

2007

2006

2005

2004

2003

Links externos
Mucho calor en el interior
...como a una perra

En totum revolutum no pretendemos ofender a nadie ni violar ninguna ley sobre propiedad intelectual o derechos de autor, simplemente informar y entretener de forma amena en la medida de nuestras posibilidades, con material encontrado en Internet. Cualquer incidencia, sugerencia o queja puede reportarse a la siguiente dirección de correo electrónico totumrevolutum@movistar.es

Valid XHTML 1.0 Transitional Valid XHTML 1.0 Transitional