Totum Revolutum
Azotame...
Weblog en español

Totum Revolutum

Cuaderno de Bitácora para navegantes que buscan enlaces y noticias de todo tipo.

lunes, mayo 22, 2006

Madonna inicia su gira mundial

Madonna cuando era la ambicion rubia Blonde Ambition hace dieciseis años

Fascinó a sus seguidores en Los Ángeles colgándose de una cruz, insultando al presidente George W. Bush y recuperando algunos de los movimientos sexys que lanzaron su carrera hace más de 20 años.

La gira Confessions durará dos meses por Estados Unidos. El 30 de julio retomará los conciertos en Gales y actuará en ocho ciudades europeas en cinco semanas. Los conciertos de Japón están programados para mediados de septiembre.

Madonna se despatarra en la escaleraLa diva, de 47 años, pasó dos horas interpretando las canciones de su nuevo disco Confessions on a Dancefloor, y algunos de sus viejos éxitos como Like a Virgin, Ray of Light y Lucky Star.

Entre el público de Los Ángeles Forum se encontraban Rabbi Yehuda Berg el gurú de Madonna en la Cábala, representantes de la alta sociedad como Nicole Richie, y el icono gay Rosie O'Donnell.

La meticulosa coreografía al estilo Las Vegas comenzó 50 minutos tarde cuando una gigantesca bola de espejos descendió del techo hasta el final de una pasarela que se extendía por la pista.

Cuando se abrió, Madonna, que vestía un traje de montar y un látigo, cantó su nuevo tema Future Lovers con cuatro bailarines semidesnudos retorciéndose con mordazas en la boca.

Madonna, Hitler y Bush

Más tarde, se puso una corona de espinas y se colgó de una cruz de espejos para cantar la balada Live to Tell.

En las pantallas se mostraban imágenes de pobreza en el tercer mundo y mientras se recitaban sombrías estadísticas.

Durante uno de su media docena de cambios de vestuario, otro montaje yuxtaponía imágenes de Bush, de miembros de su gobierno y del primer ministro británico Tony Blair con un vídeo de Adolf Hitler, Osama bin Laden, y el presidente de Zimbabue Robert Mugabe.

En medio de su nueva canción I Love New York, se desvió de la letra e hizo una obscena referencia a Bush y al sexo oral.

Cerca del final llegó la parte disco, donde se vistió al estilo Fiebre del Sábado Noche para cantar Music que emocionó a la multitud, también lo consiguió como de costumbre con Like a Virgin, cuando se subió a una silla de montar de cuero negro en un tiovivo.

Ligada al misticismo

La portada de una revista polaca ya sustituyó el pasado mes de febrero la cara de la Virgen Negra por la de la cantante, lo que desató una crisis entre los representantes católicos del país.

Madonna, a la que la comunidad católica ha censurado en más de una ocasión, es ahora una mujer consagrada al judaísmo.

¡¡Sorpresa!!

Problemas con la Iglesia

Madonna levanta ampollas

Madonna ha sido criticada por la Iglesia de Inglaterra tras su aparición en una cruz en su Confessions Tour, que comenzó el domingo pasado en Los Angeles. La estrella canta el hit de 1986 “Live To Tell” suspendida de una cruz espejada gigante en el medio de su set. Mientras está en la cruz, las pantallas detrás muestra imágenes de la pobreza en el tercer mundo.

Madonna lucía una corona de espinas y cantaba mientras pendía de una cruz durante la inauguración de su gira mundial Confesiones el domingo en la noche, en la sala de conciertos The Forum, en Inglewood, California.

Madonna crucifixion

«Es hora de poner fin a estos ataques a Cristo», dijo Bill Donohue, presidente de la Liga Católica, en un comunicado difundido el lunes. «Es solamente patético». Aunque Donohue dijo que Madonna «ha estado condimentando su acto con imágenes cristianas impropias», él pensaba que su fe en la Cábala podría inspirarle nuevo respeto por la religión.

«Me imagino que realmente no puede enseñarse nuevos trucos a una vieja estrella de la música popular", dijo. «La pobre Madonna sigue intentando escandalizar. Pero en lo único que tiene éxito es en aparecer como una aburrida fanática».

La diva canta Live To Tell atada a una cruz espejada gigante en su Confessions Tour, y las autoridades católicas salieron a criticarla.

«¿Por qué alguien con tanto talento siente la necesidad de promocionarse con una ofensa tan grande?», dijo la Iglesia en un anuncio. El vocero de la Iglesia Católica de Inglaterra y Gales dijo que los creyentes se sentirán ofendidos: «La crucifixión está en el corazón de la historia de Dios convirtiéndose en hombre y sufriendo para redimirnos. Utilizar eso como parte de un espectáculo es una perversión banal de un evento sagrado».

No es la primera vez que los conciertos de Madonna provocan malestar en la Iglesia. En 1990, el Papa impulsó un boicot para el Blond Ambition Tour, en el que la cantante simulaba masturbarse en una cama giratoria mientras cantaba Like a Virgin. El show llegará a Gran Bretaña el 30 de julio y tendrá diez fechas en la región.

Madonna se coloca el micrófono como si fuera un falo, mientras se despechuga

Madonna escandaliza al mundo

Con la nueva gira de Madonna vuelve el escándalo y desde el escenario la intérprete insulta al presidente de EEUU, George W. Bush, provoca con la carga sexual de sus coreografías y hasta se crucifica mientras canta.

Una vez más la estrella del pop, de 47 años, ha reinventado su carrera con su primera gira en dos años, Confessions. Pero, sobre el escenario del auditorio Forum de Los Angeles donde el domingo arrancó su nueva gira mundial la cantante de Like a Virgin hizo de todo menos confesarse. Son dos horas de música, coreografía y escándalo, colgada de un gigantesco crucifijo construido con cristales de discoteca.

El espectáculo de esta camaleónica intérprete toma el nombre de su último álbum, Confession on a Dance Floor.

Bajando de los cielos, brazos en cruz y corona de espino en su frente, la cantante interpreta de esta forma la balada Live To Tell mientras detrás se ven rostros de niños que sufren. «No sé como nadie se puede ofender por algo así. ¡Es Madonna!», recordó a EFE Marlene Von Arx, una de las espectadoras de este debut que como la mayor parte de la gira tuvo las entradas agotadas.

Dancin Queen

Según subraya el periódico Los Angeles Times, el momento «va más allá de la herejía. Más que blasfemia parece un ardiente intento de comprender qué hace tan evocadora esta imagen», afirma la crítica. Pero hay opiniones para todos los gustos y desde Londres la Iglesia de Inglaterra ya ha expresado su repulsa.

«¿Por qué alguien con tanto talento tiene la necesidad de promocionarse ofendiendo a tanta gente?» se pregunta un portavoz de la Iglesia de Inglaterra en un comunicado divulgado en Londres. La carrera de ofensas es casi tan larga como la discografía de una cantante que en 1989 fue considerada blasfema por la Iglesia Católica con motivo del vídeo de Like a Prayer. En aquella ocasión las cruces eran quemadas y aparecía un Cristo negro.

Para David Muir, de la Alianza Evangélica de Londres, «el uso de Madonna de la imaginería cristiana es un abuso y es peligroso». Los asistentes al concierto no lo vivieron así, bailando al ritmo de esta veterana durante dos horas de música que mezcla algunos de sus temas más clásicos con las canciones de su último álbum.

Confesiones de una dancefloor

Tras una ausencia de dos años desde su gira con Re-Invention, Madonna invierte cada segundo en el escenario a su música, sin apenas abrir la boca si no es para cantar. Pero una de sus pocas frases desde el escenario, durante el tema I Love NY, fue un insulto contra el actual presidente de EEUU.

Además su retrato, el de otros miembros de su Gobierno y el del primer ministro británico, Tony Blair, se une al de Adolf Hitler y Osama ben Laden en un polémico montaje. Para los devotos de Madonna, lo único ofensivo de esta gira son los precios, entre 380 y 180 dólares (316 y 150 euros).

«Eso además de 30 dólares (25 euros) para aparcar y otros 30 por el programa. Madonna es una avariciosa y que luego no se extrañe si la gente le piratea el álbum», amenazó Von Arx. Aún así esta aficionada a Madonna sabe que pese al precio hay quienes han comprado siete entradas para escuchar a la cantante en otros conciertos por todo el país.

Según la revista Billboard, las ventas de esta gira pueden ascender a los 200 millones de dólares (166 de euros) para cuando concluyan los 60 conciertos que tiene previstos. Quizá para acallar las quejas, Madonna demuestra en el concierto su forma física y su ingenio para revolucionar en el campo musical.

Los cambios de vestuario son continuos, de dancing Queen o reina del baile como se lee en su capa a dominatrix y amazona. Pero la cantante nunca muestra una toalla para secarse el sudor y su voz no flaqueó ni por un instante mientras bailaba.

«Esta mujer no se permite ser humana. Nunca se cansa», fue el resumen de un concierto donde pese a los precios Madonna mandó a sus seguidores a casa contentos pero sin darles ni una canción de propina.

Madonna, un personaje mitad real, mitad ficción

Madonna Clips

/div>

Galería de fotos Madonna

Madonna cabalga de nuevo

Portada totum.tk

Artículos del Blog

Links externos


...como a una perra